Información general

Antes de viajar a Madrid, es muy interesante conocer el pasado de la capital española y descubrir todas las culturas que se han instalado a lo largo de los siglos en la ciudad. Desde el Madrid islámico y medieval, hasta la época de los Borbones, pasando por el Madrid de los Austrias y llegando a la Movida madrileña.

Madrid proviene del árabe Magerit, que significa “tierra rica en agua”. Este nombre lo usaron los árabes para identificar el enclave mesetario próximo a la sierra de Guadarrama que Felipe II eligió para establecer su corte en el año 1561. Pero antes de eso, la primera evidencia histórica de la ciudad data del año 865. Por aquel entonces, el emir Muhammad I mandó construir una alcazaba en la aldea de Mayrit, a orillas del río Manzanares. De allí la relación etimológica entre el nombre de la ciudad y el agua. Debido a esto, el lema del primer escudo de la ciudad fue: "Fui sobre agua edificada / Mis muros de fuego son / Esta es mi insignia y mi blasón". Madrid sería una ciudad islámica hasta el año 1083, cuando Alfonso VI de Castilla conquista la población.

Felipe II traslada la capital de Toledo a Madrid
Felipe II traslada la capital de Toledo a Madrid

Madrid fue la capital de un gran imperio durante los siglos XVI y XVII y le tocó protagonizar un papel muy importante en Europa. Pero a pesar de eso, su arquitectura no reflejaba ese papel internacional que le tocó jugar. Otras cortes europeas se caracterizaban por la ostentación, mientras que las iglesias y los palacios madrileños eran edificios muy sobrios. Esta austeridad respondía al espíritu y al protocolo que caracterizaba a la dinastía de los Austrias. De hecho, por lo general los reyes de esta dinastía pocas veces salían del alcázar y se dejaba ver en público.

Todo esto cambia en 1701, cuando Felipe V, el primer Borbón de España, llega a Madrid y se encuentra con una ciudad de calles estrechas, repleta de iglesias y sobrios palacios. A partir de entonces los reyes emprenden una serie de reformas urbanísticas para adaptar la imagen de la ciudad al gusto de las cortes europeas: fuentes, jardines, arcos monumentales y el nuevo Palacio Real cambian la fisonomía de la ciudad.

A principios de los años 80, el barrio de Malasaña se convirtió en el epicentro de lo que se conoce actualmente como la Movida madrileña, un fenómeno contracultural que cambió para siempre la imagen de Madrid. Concretamente, la tarde del 9 de febrero de 1980, la Escuela de Caminos de Madrid acogió un concierto homenaje a Canito, el batería del grupo Tos que había fallecido en un accidente de tráfico. En aquel concierto tocaron Mermelada, Nacha Pop, Paraíso, Alaska y los Pegamoides, Trastos, Mario Tenia y los Solitarios y Los Rebeldes.

A pesar de tener un origen cultural, el movimiento tomó muy pronto una envergadura mucho mayor a nivel sociológico y nacional, extendiéndose a otras ciudades españolas, Tuvo incluso apoyos políticos que pretendían mostrar un punto de inflexión entre la sociedad franquista y la nueva sociedad de la democracia. Esta imagen de una España "moderna", o cuanto menos abierta a la modernidad, sería utilizada internacionalmente para combatir la imagen negativa que el país había adquirido a lo largo de cuatro décadas de dictadura. No obstante, y a pesar de este movimiento contracultural, gran parte de las estructuras sociales y económicas del país eran heredadas del régimen anterior.

Concierto en homenaje a Canito
Concierto en homenaje a Canito,
1980


Soporte 24/7

Estamos aquí para ayudarle en todo lo que podamos. Estaremos encantados de poder atender sus dudas y consultas acerca de nuestros productos. Intentaremos resolverle cualquier problema que pueda plantearnos con la mayor profesionalidad posible